lunes, 25 de agosto de 2014

Star Wars X-Wing - Ataque Desesperado

Star Wars: X – wing es un juego de miniaturas comercializado por FFG y Edge en el que podemos encarnar a pilotos rebeldes en pos de una nueva República o temibles ases imperiales, defensores de esa libertad controlada y seguridad intergaláctica que sólo el Imperio puede proporcionar.
Y bajo esta sencilla premisa AC, Arphenang, Sendel y yo nos pusimos manos a la obra. La privación de jugadores de rol en verano debido a vacaciones, compromisos y el implacable calor, nos hizo movernos y buscar otra forma de pasar nuestro tiempo y ¿qué mejor forma  de pasarlo que simular escaramuzas intergalácticas?
Varias cosas a destacar antes de meternos de lleno en lo que de verdad trata esta entrada. Por un lado, es un juego sumamente adictivo y divertido con una mecánica impresionantemente sencilla; Comparado con otros juegos de miniaturas, su caja inicial tiene un precio muy ajustado y sus diferentes ampliaciones en forma de naves de uno y otro bando no tienen un precio desorbitado – exceptuando notables excepciones -  sorprendiendo gratamente el detalle con el que está elaborada cada una de ellas. Por último, tanto rebeldes como imperiales están bastante equilibrados en características y habilidades con lo que nunca sabes quién ganará hasta que una mala maniobra o una tirada falle.
Así que, después de probarlo en varios choques, aclarar dudas mediante los FAQS disponibles en la página de Edge y posicionarnos a favor de una facción u otra, nuestro amigo Arphenang diseño una aventura para darle algo de contenido a los duelos. Esa aventura, llamada “Episodio I: Un Ataque Desesperado” – y que podréis encontrar al final de esta entrada totalmente maquetada – es la que paso a relatar a continuación.
La misión: los rebeldes deben destruir una serie de torretas para despejar el camino hacia el famoso hueco por el que Luke Skywalker disparará haciendo explotar la gigantesca estación orbital “Estrella de la muerte”. Disponen de 75 puntos para formar su equipo.
¡Torretas listas, señor!
El imperio deberá defender dichas torretas a toda costa. Dispone de 3 torretas y 50 puntos para formar su equipo aunque puede gastar parte de esos puntos para introducir dos torretas más. Cada vez que una nave imperial sea destruida, volverá a salir dicha nave por la zona de despliegue imperial.
Los rebeldes, manejados por AC y Sendel, lo componen:
  • Biggs Darklighter
  • Ala – E (piloto del escuadrón Canalla)
  • Ala – X (piloto novato)

Equipo Rebelde.
El Imperio, conformado por Arphenang y yo, lo forman tres ases imperiales: 
  • Bestia Nocturna.
  • Maldición Oscura.
  • Mutilador Mithel + Jefe de escuadrón (talento)

Equipo Imperial.
Ahora empieza la acción. El primer turno es de movimiento por parte de los rebeldes - se mueve por orden ascendente en número de habilidad. El que menos tiene mueve primero y así hasta el de mayor rango -. El imperio se mueve y se coloca a distancia dos, dispuestos para disparar y proteger la torreta más cercana.
El adiós de "Bestia Nocturna".
El turno de disparo – a la inversa que el de movimiento, es decir, empieza disparando el que tenga mayor puntuación en habilidad – es un auténtico desastre para el imperio que sólo logra quitarle un mísero escudo a Biggs – cuya habilidad de piloto obliga a concentrar todos los disparos sobre él -. Sin embargo, el turno de disparó rebelde es todo un acierto, logrando destruir a Bestia Nocturna.
En el segundo turno, los rebeldes mueven mínimamente, colocándose a distancia dos de la primera torreta con sus Ala  -X, mientras que su Ala – E, en una intrépida maniobra consigue situarse a corta distancia.
El movimiento imperial es un completo dislate. Mutilador se solapa con Biggs con lo que no pueden dispararse. Maldición Oscura realiza un movimiento de alumno de academia y se coloca detrás de las líneas enemigas pero sin opción a tiro, mientras que Bestia Nocturna vuelve a salir, y colocándose a distancia 2 del Ala- E.
Primera torreta eliminada.
En el turno de disparo sólo “Bestia…” es capaz de disparar, errando de nuevo mientras que todas las naves rebeldes disparan sin piedad a una torreta, la cual no tiene la más mínima opción y pasa a mejor vida.
El tercer turno es más igualado. Haciendo un hábil giro abierto hacia su derecha los rebeldes se dirigen rápidamente hacia la segunda torreta.  El imperio hace lo propio y tanto “Bestia” como “Mutilador” consiguen pisarle los talones a los Ala – X mientras que Maldición se coloca a larga distancia del Ala – E.
Los disparos imperiales consiguen casi liquidar al piloto novato y eliminar varios escudos del Ala-E pero, sin que les tiemble el pulso, los pilotos rebeldes consiguen abatir la segunda torreta sin dar opción a disparo.
Segunda torreta fuera. Sólo queda una.
Al Imperio le sonríe un poco la suerte en el cuarto turno. El error táctico rebelde a la hora del movimiento proporciona una venta que el Imperio no desperdicia. Todos mueven realmente poco, midiendo las distancias, pero sabedores de que se juegan mucho.
Los disparos imperiales por parte de “Maldición” dañan a Biggs mientras que tanto “Mutilador” como el Ala-E se solapan, aunque eso no impide a éste atacar a “Bestia” que consigue esquivar milagrosamente. El piloto novato falla y Biggs sólo acierta uno de sus disparos a la torreta. Todavía en pleno funcionamiento, ésta asesta un disparo mortal al piloto novato que estalla en mil pedazos.
El Imperio iguala la batalla.
El quinto turno es el definitivo para los rebeldes. Van a por todas así que mueven recto acercándose vertiginosamente hacía la torreta. Deben eliminarla con urgencia o puede que no tengan más oportunidades. Los Tie hacen un movimiento medido que les coloca a tan corta distancia que pueden saludar a sus enemigos desde la ventanilla de sus cazas.
Oportunidad de oro.
Sin embargo, la mala suerte se ceba con el Imperio que consigue rozar al Ala-E mientras que Biggs ve las sonrisas enemigas y esquiva como experimentado piloto que es. Es el momento rebelde y lo aprovecha al máximo. Así, mientras que Biggs solo acierta a rozar nuevo la torreta, el piloto del Ala – E cumple la misión con un disparo certero y potente, haciendo volar en pedazos el último obstáculo en la carrera rebelde por la destrucción de la Estrella de la Muerte.
Éxito rebelde.
Como habéis podido leer es una misión relativamente fácil para los rebeldes, que sólo tienen que concentrar su fuego en las torretas pero, con un poco de suerte, el Imperio puede darle la vuelta la tortilla e impedir que cumplan su objetivo. Es una misión ideal para aprender a jugar, a resolver dudas y a manejar ópticamente los movimientos de las naves.
Sí os gustan los juegos de estrategia, de miniaturas, el universo Star Wars o simplemente queréis pasar un rato divertido con un juego fácil, vistoso y que permite grandes momentos de tensión, no podemos más que recomendaros este Star Wars: X – Wing.


2 comentarios:

  1. ME ha gustado la entrada.

    Habeis pensado hacer algún escenario más?? el ataque a la 2ª Estrella de la Merte??

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo estamos testeando el 2º para poder subirlo como este.

      Eliminar