lunes, 24 de marzo de 2014

DreamRaiders ~ Reseña

Hace ya unos cuantos meses que tenemos en nuestras estanterías el esperado título de Nosolorol. De las forjas roleras nacionales nos llegó este Dreamraiders que creó muchas expectativas y tuvo un buen seguimiento en la red. Pero, ¿qué es exactamente Dreamraiders?

La verdad es que es bastante difícil hablar de Dreamraiders sin desvelar el pastel, ya que el propio manual es a su vez la campaña de introducción, la “primera temporada” como gusta en llamarlo el juego. En esta temporada vivimos el inicio de una catástrofe mundial que deja a la gente sin poder dormir y cuya solución pasa por viajar al mundo de los sueños. Así, tenemos un libro que desgrana las reglas de creación de personaje, las mecánicas básicas y las opciones avanzadas en capítulos en los que también se describen los hechos y acontecimientos a los que deberán enfrentarse los personajes que hemos creado durante el prólogo, viajando por tan distintos ambientes y escenarios como podría esperarse de una ambientación onírica. ¿Es una fórmula que funciona? Por supuesto tiene sus pros y sus contras.


A favor tenemos que la lectura se hace muy fluida para el Director de Juego y cuenta con un orden impecable, tanto narrativo como de reglas, lo que hace que el “mastear” sea mucho más fácil. También a favor sumamos lo fácil que es introducir a los jugadores en el asunto, pues los conflictos que se plantean siempre tienen relación con las reglas que acabamos de explicar.

La contra es que nos enfrentamos a una lectura fragmentada que nos impide hacernos una idea del todo. También puede resultar complicado buscar cosas durante las partidas (se echa de menos una pantalla, llamadme torpe).

La calidad de la campaña, que es como decir la calidad del texto en total, es buena. La historia está muy bien hilada y vamos a disfrutar, tanto leyendo como jugando, con unos buenos giros argumentales y muchas sorpresas en el guión. Y si, quizá ese sea su principal punto flaco, el guión. Es decir, tenemos caminos y posibilidades, pero al final vamos a terminar siempre en el mismo sitio. No es un sandbox, es una serie de televisión.

Dreamraiders cuenta además con dos trasfondos de juego distinto. Lo poco que podemos decir sin reventar la lectura es que uno está más enfocado a la ficción científica, al estilo Origen y el otro a la ciencia ficción, con sus saltos entre universos y un alcance más épico. Lo mejor de esto es que serán los jugadores durante la campaña de introducción los que elegirán qué camino tomar.

Sobre el sistema hay poco que decir. Los diseñadores han conseguido unas mecánicas ágiles y sencillas con las que podemos representar cualquier entorno que se nos ocurra. Cualquier escenario, enemigo, personaje, objeto cuenta con cuatro esferas que definen su carácter. Son Natura, relacionado con la naturaleza y los seres vivos no humanos; Imago, que tiene que ver con la imaginación y lo que no existe; Realitas, con lo que existe estrictamente hoy; y Mnemore, que engloba todo lo que existió en el pasado y ya no es de uso habitual hoy. A cada una de estas esferas se le asigna un tipo de dado (D4, D6, D8…) para representar cuanta influencia tiene en el global del personaje o escenario. Así por ejemplo, una Segunda Guerra Mundial con dinosaurios telépatas tendría mucho Mnemore (al fin y al cabo es la Segunda Guerra Mundial), una buena cantidad de Natura por los dinosaurios, al igual que de Imago y el nivel más bajo (D4) para Realitas.

Además incluye una mecánica para que el Director de Juego sea rotatorio en la misma sesión, con el pretexto de que los demás jugadores están dentro de la mente (del sueño) del que dirige en cada momento. Se denomina Dream&Play y a falta de probarlo, parece una mecánica correcta aunque nada recomendable para jugadores novatos.

En cuanto a la edición estamos ante un libro en tamaño A4 con pastas duras y el interior en blanco y negro, excepto por las portadas de los capítulos que vienen a todo color. La maquetación es correcta, con las imágenes bien insertadas y no tiene erratas.

También me gustaría decir unas palabras sobre la reciente polémica que saltó en la red sobre las imágenes sexistas que aparecen en el manual. Es cierto que se aprecia un patrón un tanto inquietante sobre la forma de representar los personajes femeninos, pero me parece que es más problema de haber caído en los estereotipos culturales y ambientales de cada trasfondo (recordemos que Dreamraiders transcurre en todo tipo de mundos), que de una idea machista intrínseca. La campaña del juego cuenta con personajes femeninos importantes y variados, con carácter propio y que no son comparsas sexuales o premios para los jugadores. Para mí, Dreamraiders no es un juego sexista, sólo han comido un error de planteamiento con las imágenes.

En conclusión, Dreamraiders es un producto completo y recomendable que hará que los Directores pasen unas buenas horas de lectura y que los jugadores puedan sumergirse en algo bastante novedoso y entretenido. Quizá los 34.95 € puedan parecer un poco injustificados, pero, sinceramente, no estamos ante un hobby barato. En definitiva, soñad y sorprendeos con lo que os han preparado la gente de Nosolorol.


1 comentario:

  1. Muchas gracias por la reseña, Guillermo. Y aunque sea tirar piedras contra mi propio tejado, reconocer que sí: que el juego tiene erratas. Tenemos ya un listado de ellas y esperamos poder corregirlas en breve al menos en el formato PDF descargable (que se actualizará para todos aquellos que tengan la versión digital del juego) :)

    En cualquier caso, agradecerte tu apreciación sobre la estructura: yo mismo soy consciente de lo poco práctico que resulta como "manual de batalla" - a la hora de consultar dudas durante la partida y demás... - y en la cola de trabajo tengo pensado intentar hacer una guía de referencia rápida. Pero son muchos los proyectos que se acumulan y la verdad es que no podría darte fechas. En cualquier caso fue una decisión personal cuyo riesgo asumí - para bien o para mal - desde el momento en que me planteé la escritura del libro.

    De nuevo, muchas gracias por la reseña. Procedo a compartirla con tu permiso.
    ¡Un saludo!

    Ismael

    ResponderEliminar